Lunes , 27 Febrero 2017

Tuning, 2005 Mopar Dodge SRT-4

¿A quien quiere engañar Dodge? Tan sólo de una vuelta en el SRT-4 construido con base en el Neon, y sabrá que los supuestos 230 caballos que genera son una estafa. Acelere en un SRT-4 turbocargado y las llantas delanteras de éste girarán mucho más rápido que una ruleta de Las Vegas impulsada con nitrógeno. Para los dueños del SRT-4 que desean más potencia, Mopar Performance ofrece una serie de elementos que incrementan la potencia del SRT-4 I-4 de 2.4 litros en 10 caballos (Stage I), 35 caballos (Stage II), o inlcuso 120 caballos (Stage III).

Super Street, una de las revistas hermanas de MT en inglés, finalizó recientemente la construcción de un SRT-4 que combina las piezas y hardware de Mopar Performance. “En la prueba del eslalon, deberá conducirlo como si fuera un Viper —pequeños ajustes en la aceleración le darán increíbles resultados”, apunta el conductor de pruebas Chris Walton. El SRT-4 ajustado es realmente una bestia, pero se queda corto con respecto al ajuste más poderoso de Mopar, el Stage III.

Los editores de Super Street optaron por el sistema Mopar Stage I, el cual incorpora inyectores más grandes acoplados a una computadora reprogramada. La calibración ECU genera un impulso mayor, una mejor respuesta del sistema turbo, y un “impulso contenido” durante cambios a aceleración total, un temporizador de ignición renovado, y un mapa de impulso de primera velocidad renovado para salidas más agresivas. A la mezcla de potencia se añade un paquete de entrada de aire frío Injen, y un sistema de salida Mopar Performance con un eje de 6.3 centímetros que utiliza tubos de 10 centímetros de diámetro. La potencia se envía a través de un embrague ACT acoplado a un regulador ACT ligero.

Para ayudar a colocar toda esta potencia en el pavimentose encuentra el diferencial delantero Mopar de desempeño y un juego de llantas Kumho Ecsta V700 montadas en ligeros rines Work Emotion CR de aleación de 17×7.0 pulgadas, junto con los amortiguadores ajustables Mopar Performance. Durante las pruebas de aceleración las Kumho chillaron un poco conforme el I-4 DOHC producía una copiosa cantidad de giros y gran potencia. A pesar del humo de las llantas, durante la prueba de los 400 metros, el SRT-4 Stage I supera al SRT-4 normal por más de un segundo.

Cuando llegan las curvas, el SRT-4 Mopar incrementa aún más su distancia por encima del modelo básico. Las llantas, los amortiguadores y el equipo de mayor potencia generan un manejo superior al del hermano mayor del SRT, el Dodge Viper —el SRT-4 alcanza los 115.7 km/h y el Viper, 113.2. Cuando es momento de entregar velocidad, el SRT-4 lo hace con autoridad gracias a los pistones Wilwood en los rotores de 11 pulgadas.

El SRT-4 Super Street también cuenta con los requeridos emblemas. El capó de fibra de carbón, la cubierta del tablero y el espóiler trasero ayudan a disminuir el peso (le restan en conjunto 10.4 kilogramos) y al mismo tiempo hacen que su apariencia sea atractiva —sin embargo, como el SRT-4 es más bajo, debíamos estar en una posición recta para no perder de vista el camino. Es hora de elevar los amortiguadores.

Votar

También puedes ver

Venirauto, carros y postulación en Venezuela Productiva Automotriz

Como muchos saben, los carros que se pueden comprar a un precio accesible y en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *