Lunes , 27 Febrero 2017

Tuning: 2006 Brabus K8 Mercedes-Benz CLS55

En las grandes ciudades de EE UU, el auto es el elegante CLS de Mercedes-Benz. El CLS es aún mejor cuando viste su traje de AMG que incluye el V-8 5.5L supercargado, suspensión deportiva y frenos enormes. Pero para algunos, ni siquiera el traje perfecto de AMG es suficiente, así que el mercado de postventa se ofrece como “sastre”.

Brabus, uno de los más reconocidos modificadores de Mercedes-Benz, ofrece mucho hardware para complementar al de por sí impactante CLS55. Probamos la versión K8 de Brabus con porciones iguales de potencia, apariencia y manejo.

La potencia aumenta en 81 ponies gracias a una polea de titanio para el supercargador de fáb rica, a los filtros de aire de alto flujo y a una calibración especial de bujías y combustible (US$13,500 con garantía). Brabus mejora la ventilación con escapes más grandes de acero inoxidable (US$3195) con silenciadores menos restrictivos. El K8 es silencioso en la ciudad. Pero pisar el acelerador produce 550 hp con un rugido siniestro. El V-8 5.5L modificado por Brabus derrite las llantas Michelin traseras mejor que la fogata más ardiente.

Brabus reprogramó la suspensión electrónica del CLS (US$1495) para reducir su altura en 3.8 cm para mejorar el centro de gravedad y la apariencia. Puede elegir entre los rines Brabus Monoblock VI (US$8,600) o los Monoblock S (US$5,780) de 20×9.0 pulgadas (adelante) y 20×10.5 (atrás) con llantas Michelin Pilot Sport 2 US($1,100), 255/30ZR20 (adelante) y 295/25ZR20 (atrás). La combinación rin/llanta se ve impactante, aunque los rines de más de 20 pulgadas generalmente reducen el desempeño. Tal fue el caso en nuestra prueba del K8. Aunque la calidad de conducción fue sorprendentemente suave con las minúsculas paredes de serie 30 y 25, las llantas no mejoraron el desempeño en curvas o línea recta en la pista. Para ser justos, los enormes 550 hp del K8 no ayudan en cuanto a lograr tracción. Durante las pruebas de aceleración y manejo, incluso la menor presión en el acelerador hacía girar las PS2 traseras como si estuvieran recubiertas de aceite.

Por fuera, el Brabus CLS55 recibe una defensa “Rocket” con spoiler de fibra de carbono, faldones laterales con iluminación LED, un difusor trasero con LED y un spoiler integrado a la tapa de la cajuela (el kit cuesta US$8,025). El interior combina un volante Brabus (US$1,995) con paletas de cambios cromadas (US$210), tapetes especiales (US$375), y asientos acojinados con detalles de ante (US$5,443) para tener más elegancia. El paquete Brabus completo es adecuado y no demasiado aparatoso. Pero, igual que un traje hecho a la medida, es caro.

Votar

También puedes ver

Venirauto, carros y postulación en Venezuela Productiva Automotriz

Como muchos saben, los carros que se pueden comprar a un precio accesible y en …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *